Control

Comprende que no puedes cambiar, arreglar, mejorar TODO. No siempre tienes el CONTROL y eso está bien.

Te ha pasado alguna ves que después de haber intentado arreglar o cambiar una situación o una relación más de una vez y que después de lograrlo el cambio solo es temporal?,

Has tenido que aceptar que hay cosas que por más que intentes no están en tus manos cambiar o que nunca cambiarán? Como te has sentido? Yo lo viví y lo que conseguí fue sentirme mucho mejor y de saber que me sentiría así, lo habría aceptado hace mucho tiempo.

Hay problemas que llevas contigo durante un largo tiempo, años quizás porque el soltarlos y ponérselos en manos de otros inclusive en manos de Dios te resulta inconcebible simplemente porque no quieres perder el CONTROL, porque no tienes PACIENCIA, porque a tu forma de ver la vida, nadie puede hacerlo mejor de cómo lo harías tú.

Cuando reconozcas que en tus manos no guardas la solución para todo, cuando comprendas y aceptes que aunque quisieras no puedes manejar a los demás a que hagan las cosas como las harías tu, a que piensen como tú, a que reaccionen como lo harías tú ya sea porque es la manera correcta o mejor de hacerlas (según tu concepto de qué es lo mejor y que no) solo entonces vivirás menos estresadas y te darás permiso de vivir!

El querer controlar todo solo genera estrés, cansancio y frustración, nada lo ves bien, nada se termina cuando ni como debería terminarse, en tu mundo no cabe otra forma de hacerlo y te es muy difícil entender cómo es que los demás no pueden ver las cosas desde tu punto de vista. Sin darte cuenta inclusive has forzado tu forma de ver las cosas sobre la de los demás y llega un momento en que las personas con las que interactúas se desmotivan y ya no quieran trabajar contigo, salir contigo, no disfrutan estar en tu presencia.

Despierta! Date cuenta que porque somos diferentes no vemos todo de la misma manera y es precisamente en esas diferencias que juntos somos mejores y logramos mucho más    .

Deja de querer tener el CONTROL sobre todo, date cuenta que no es sano para ti, ni para tus relaciones interpersonales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *